BITCOIN COMO UN NUEVO SISTEMA FINANCIERO PARA AMÉRICA LATINA

Durante los primeros años del siglo XXI se vivió lo que muchos nombraron como una época de tecno-utopías por las diferentes propuestas que surgían entorno a las habilidades de la naciente red global, de construir una humanidad activa, participativa y empoderada en comunicación constante a través de redes digitales abiertas. Si bien internet no se convirtió en esto, si generó los espacios necesarios para que las propuestas con estas intenciones tuvieran cabida y lograran generar movimientos de relevancia en diferentes partes del mundo.

Entre estas propuestas en 2008 se crea el Bitcoin como la primera moneda electrónica diseñada por Satoshi Nakamoto como una “cadena de firmas digitales”. Como se lee en un texto de John Baldwin “… el desarrollo y operación de monedas digitales como el Bitcoin puede iluminar la economía digital emergente, su discurso y sus descontentos.” (2018, traducción propia). Para algunos usuarios esta forma de mercado financiero emergente se caracteriza por: “la primera cosa que conozco donde se puede ser rico y cambiar el mundo a la vez” (Voorhees in Popper, 2015, p 9) “Es intercambiar dinero sin bancos y trabajar con el dinero sin dinero” (Lanchester, 2016, p 8)(2018, traducción propia). Lograr construir un sistema financiero sin los sobrecostos de los bancos, independiente de las condiciones internacionales, con posibilidad de ser pensado desde cero, con la inteligencia artificial a su favor, puede generar una nueva forma de relacionarnos con el dinero. 

Todo esto nos lleva a preguntar ¿es posible pensar en una moneda unificada latinoamericana que este soportada en criptomoneda con el fin de ir construyendo estabilidad?

Sin embargo, hay que seguir el argumento del texto de Baldwin donde afirma que las tecno-utopías tienden a ser inocentes de los procesos que explotan internet y que deben ser tenidas en cuenta diferentes críticas antes de glorificar a las criptomonedas. La última alarma la acaba de generar Elion Musk al hacer una jugada financiera que le hizo ganar millones de dólares, perdidos por la gente. Su cambio de opinión sobre la relación entre los carros Tesla y las criptomonedas cambio el precio en cuestión de meses, haciéndole perder credibilidad a las criptomonedas al generar desconfianza por su volatilidad.

También es importante resaltar que la cantidad de energía que se necesita para mantener estos sistemas funcionando es excesiva y debe ser construida con sistemas sostenibles sino colapsará, “…la cantidad de energía que se consume en las operaciones de blockchain es tan grande que ha generado la idea que el Bitcoin es en si mismo insostenible” (Malmo in Golumbia, 2016, p 43). Argumento también de Musk para decir que no sigue apoyando a las criptomonedas.

En este sentido, la inteligencia artificial puede ayudar a evitar las fallas que aprovechan los hackers y buitres de las finanzas, y los sistemas deben ser transformados por energías renovables para pensar en un futuro de criptomonedas que puede ayudar a superar algunas deficiencias del mercado actual. Usar la tecnología para el manejo de data, la eficiencia y optimización de costos, podría ayudar a conformar una realidad soñada donde los bancos son remplazados por un gran sistema de intercambio automatizado completamente digitalizado donde los robots hacen todo el trabajo.

BIBLIOGRAFÍA

https://www.forbes.com/sites/louiscolumbus/2020/10/31/the-state-of-ai-adoption-in-financial-services/?sh=74b0cbc42aac

https://www.nature.com/articles/s41599-018-0065-0

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.