CANSANCIO PEREGRINO – MFC

Por: Mario

— Compa estoy sintiendo la tesis como una obligación que me agobia — expresó Mario con una mirada extraviada.

El cansancio producido por tratar de acotar el tema y plantear el problema de investigación ha llevado a Mario a un episodio de fatiga, con un tinte de desesperanza. Este sentimiento al parecer es normal en los estudiantes de doctorado, ya que este asunto se parece a un viaje en barco que puede naufragar. También, hay quienes ven este proceso como un arma de doble filo que, por una parte, ofrece gratificación; pero por otra, condena a estar sujeto a algo que está siendo y no cuenta con la certeza del éxito.

Antes de la pandemia había leído en el periódico El País de España (marzo del 2018) un artículo cuyo título era una verdadera profecía: La tesis doctoral es perjudicial para la salud mental.  Este estudio reveló que los doctorandos son seis veces más propensos a desarrollar ansiedad o depresión en comparación con la población general. Caramba, eso sí es serio, pensé con preocupación.  

Con esa lectura apocalíptica no me queda duda de que mi compa forma parte de la población que batalla contra el cansancio y la fatiga de la tesis doctoral. Por esta razón, pensé en buscar a Mario, pues sabía de su cansancio. Y no fue en vano mi intuición, pues Mario me contó que tenía una rutina de vida que lo empuja a seguir investigando, pero con una sensación de sentirse estancado: “Me levanto, me siento en el PC y leo sin más. Leo y vuelvo a leer”. Este modo de proceder le consume la vida al compa, pues su existencia gira como en una especie de órbita suspendida en el nuevo mundo en el que habita.

Sin embargo, y como dice un estribillo de una canción de cuyo nombre no quiero recordar, nada es para siempre. Hablé con Mario y me contó que el acompañamiento por parte de la tutora ha sido fundamental:  — Compa, la profe me ha empujado, aun cuando no ando.

Sumando a esto, Mario había encontrado un poema titulado Cansancio, en que su autor (P. Antonio Calle, S.J.) expresa el costo de vivir.

— Compa, ¡vea lo que me encontré! Me dijo con la esperanza con la que un náufrago se aferra a la tabla salva vidas. — Aunque no haya definido como quiero mi problema de investigación, ya por lo menos tengo delineada la esperanza. Y procedió a compartir un fragmento de aquel poema:

“Aunque haya germinado el cansancio peregrino

y en el sigan mezclados las penas y el amor,

si alguna cosa útil deje en lo que vivido

no existen ya motivos para sentir dolor.

Que importa que la vida gastada sin reclamos

se escape en un instante tan frágil, tan fugaz

que importa que a ninguno le importen estas manos

si al irse deshaciendo están amando mas”

Pueda que sea cierto que un doctorado represente la entrada real al mundo académico, ya que existe la pretensión de contribuir al desarrollo de soluciones que sirvan a la comunidad (en un pregrado y maestría parece mas difícil este ejercicio). Sin embargo, es necesario buscar personas que ayuden en el proceso doctoral.

Finalmente, a esto se suma el que Mario está diseñando una estrategia que le permita un equilibrio entre el tiempo de investigación y el tiempo dedicado a la vida personal. Así que Mario se ha prometido compartir mas con la familia, hacer deporte y leer otras cosas que alimenten su espíritu. Espero que estas acciones le ayuden a salir de ese agobio y transitar por el cansancio peregrino de hacer una tesis doctoral.

FIN

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.