ANÁLISIS DE CONTENIDO

Siguiendo a Van Dijk (2009) citado en Rodriguez (2015), “El Análisis Crítico del Discurso, con tal peculiar investigación, toma explícitamente partido, y espera contribuir de manera efectiva a la resistencia contra la desigualdad social.” El valor social que busca esta metodología es des-cubrir las desigualdades que se hacen evidentes en el lenguaje y abre la posibilidad de entender todo tipo de discursos a partir de un método científico sistemático y replicable. “En lugar de ofrecer reflexiones filosóficas globales sobre el papel del discurso en el orden social, el ACD proporciona detallados y sistemáticos análisis de las estructuras y estrategias de texto y habla, y de sus relaciones con los contextos sociales y políticos.” (2009: 152).

El Análisis de Contenido amplía las posibilidades del ACD al permitir su expansión a todo tipo de textos, logrando obtener información también de imágenes, que como los textos escritos, tienen todas las características para ser leídas; entre otros beneficios también diversifica los procesos para registrar datos.

En el texto de Rodriguez (2015) la crítica cinematográfica puede ser equiparada con una forma de Análisis de contenido y según la mirada, puede ser ACD al usar el contexto para soportar un análisis específico de un discurso que viaja entre lo directo y lo poético y que está cargado de sentido.  

Un ejemplo desde las redes sociales se puede tomar de la proliferación de videos en el pasado paro social cargados de discursos de todo tipo, pero particularmente de nuevos discursos en manos y bocas de jóvenes diversos que se tomaron la comunicación digital para hacerse notar. “La juntanza”, “la olla comunitaria”, “caminar la palabra”, “sumas de individualidades”, “nos empezamos a tejer”, “las personas que resonamos”, son expresiones de un nuevo lenguaje que hace parte de la realidad de personas jóvenes entrevistadas durante el paro y subidas a miles de videos que se encuentran hoy en YouTube. 

Un recorrido por estos videos que registraron el paro nacional nos permitió conocer estos nuevos discursos en su forma textual para llegar a conceptos claros de estos nuevos lenguajes; también nos permite ver el espacio desde donde se dan estos discursos, los entornos que soportan las palabras -como la olla humeante, los espacios de discusión abierta, las bibliotecas para intercambiar conocimiento-, las actitudes, entre otros aspectos que nos permiten contextualizar lo que consideramos este nuevo lenguaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.