Reseña/Folgueiras, Pilar (2016) Técnica de recogida de información: La entrevista. Documento de trabajo.

Reseña

Por: Vicky Delgado

Uno de las técnicas metodológicas de mayor vigencia, importancia y usabilidad dentro del enfoque cualitativo es la entrevista, que bien la define Folgueiras como una técnica que permite la recolección de información no solo en procesos investigativos sino como una estrategia o técnica muy útil al margen del ámbito investigativo que permite recoger información sobre personas, hechos, acontecimientos a los que se accede de forma oral y personalizada, y que permite el involucramiento de mínimo dos participantes en el que se ejercen los dos roles básicos en una entrevista: entrevistado y entrevistador.

Pilar Folgueiras describe de manera detallada criterios y tipologías mediante los cuales hace una clasificación de esta técnica de investigación de acuerdo al número de personas que intervienen (individual-grupal), el momento de realización de la misma (inicio, desarrollo, final) y el grado de estructuración (estructurada, semiestructurada y a profundidad).

De acuerdo con Folgueiras las entrevistas independientemente de su tipología se enmarcan dentro de unas etapas fundamentales para su realización, cuyos pasos y e insumos están supeditados a los propósitos de la entrevista, arrojando con ello dimensiones temáticas y en lo sucesivo los elementos que definirán su diseño, aplicación y análisis.

Dentro de la investigación cualitativa los distintos tipos de entrevistas a los que se refiere Folgueiras resultan pertinentes y apropiados en tanto las características de cada tipología y el grado de estructuración de las mismas, ofrecen versatilidad y flexibilidad en relación a las necesidades y fines de investigación, así como a su uso táctico o estratégico según corresponda.

 Las entrevistas estructuradas atraviesan una etapa previa de planeación que incide no solo en la etapa de aplicación sino en el análisis y sus resultados se aproximarán de manera más concreta a la respuesta de interrogantes previamente definidos y específicos que orienten la organización y sistematización de la información.

A diferencia de la estructuración completa, las entrevistas semiestructuradas resultan muy convenientes de acuerdo a las definiciones y características que refiere la autora en cuanto a dejar abierta la posibilidad a la formulación de preguntas no previstas en el guion y a llevar un ritmo dialógico que permite alterar el orden de los interrogantes desde una actitud abierta y flexible por parte del entrevistador.

El tercero de los formatos de entrevistas a los que se ha referido Folgueiras como lo es la entrevista a profundidad podría percibirse en cierta forma mucho más abierta y flexible que la semiestructurada y en cierto modo podría correrse el riesgo de denotarse improvisada o inapropiada, pues es de gran importancia la preparación previa del investigador incluso para saber qué preguntar y cuando hacerlo o no, según sus intereses y la perspectiva participante del entrevistado.

A mi modo de ver en este tipo de entrevista si bien se genera una relación dialógica entre iguales que posibilita de manera amplia y abierta la comunicación y no jerarquiza la relación entrevistado-entrevistador, puede dejar vacíos en la generación y calidad de la información, supeditados al criterio subjetivo de los participantes de la entrevista indistinto sea su rol, puesto que cada uno jugará de acuerdo a sus intereses, juicios de valor, opiniones, certezas e incertidumbres, lo cual no es factible de controlar, en tanto el grado de confianza y familiaridad entre los sujetos participantes podría restar profesionalismo y rigurosidad de no encontrar el equilibrio.

Para concluir, el papel del entrevistado o los entrevistados es decisivo en la entrevista, desde la etapa de preparación, su elaboración, aplicación hasta en el análisis de resultados a cargo del investigador o entrevistador, puesto que el sujeto entrevistado representa más que una fuente de información, un actor participante de la entrevista así el tratamiento de la investigación o los resultados de la información en la que concurra no lo reconozcan como tal; así mismo, es fundamental la definición de objetivos en una entrevista, pues a partir de estos se orientarán los núcleos temáticos y se definirán las tipologías, criterios y aplicabilidades propias de cada etapa.  

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.